31 marzo, 2014
Escrito por Jaume Navarro

La empresa que preside Juan Roig acaba comenzar las obras en la última autonomía de la península donde todavía no había localizado su negocio.

Los buenos resultados económicos, 474 millones de euros de beneficios en 2011 y ser uno de los multimillonarios que engrosan las listas de la revista Forbes, están acaparando todas las noticias al respecto de la empresa.

Pero la realidad laboral parece no ser tan idílica. Tras las informaciones que ha publicado la cooperativa de información “La Marea” se han desvelado diferentes prácticas laborales internas que lleva a cabo la compañía para controlar a sus trabajadores.

Para este control, la compañía de distribución utiliza técnicas de presión eficientes desde que los trabajadores entran a trabajar en la empresa y se les entrega una ficha donde se lee: “Tener una enfermedad no siempre tiene que implicar coger la baja”.

Cuando uno de los empleados se encuentra enfermo, tiene un accidente o está embarazada, debe comunicar su situación a su superior para que le facilite el contacto con el médico de la plantilla de la empresa.

merca2

Por lo tanto los trabajadores no van directamente al médico de cabecera o al de la mutua. En algunos casos sí se permite a los trabajadores asistir a la mutua, pero las que trabajan con Mercadona y de las que los trabajadores no pueden esperar un trato médico normal, ya que según denuncia uno de los representantes sindicales de CNT, David Fernández, los trabajadores han recibido advertencias de los médicos de la mutua como, “sabes lo que hay con Mercadona” o “sabes lo que te pasará si pides la baja en el médico de cabecera”.

El medio informa como desde CCOO se denuncia de que un médico de la mutua llegó a mostrar a una de las trabajadoras como en la pantalla tenía un aviso que decía: “No dar la baja a trabajadores de Mercadona”.

Y es que como denuncian los trabajadores, a pesar de que la tarjeta de presentación de Mercadona presuma de aportar mayores ventajas que el resto de convenios colectivos, su artículo 34 es el que restringe de manera más dura a los empleados.

Juan Roig mantiene en su compañía un abstentismo laboral del 1% mientras que en el resto del país sube al 5%, pero analizando cómo llega a esos resultados, parece que la necesidad de mantener una plantilla de médicos y jefes que comprueben si el trabajador está enfermo, si rinde, si alcanza sus objetivos, en definitiva, una persecución laboral que rompe esa imagen idílica que ha intentado fomentar Roig sobre su empresa.

Y es que además, la amenaza sobre los trabajadores es constante, cuando saben que cada año Mercadona despide alrededor de 3.000 trabajadores, un 5% de la plantilla.

Un comentario para “Mercadona: ¿Paraíso laboral o abuso laboral?”

  1. Y los trabajadores que construyen sus tiendas y logisticos tambian estan siendo acosados y explotados con jornadas largisimas, contratos falsos, obligandolos a desplazarse cubriendo sus gastos, y obligandolos a renunciar toda indemnizacion , finiquito o cualquier cosa que le debieran pagar al finalizar el servicio, x escrito. y nadie hace nada.

Escribe una respuesta