23 marzo, 2014
Escrito por José Ferrando

Adolfo Suárez González fue Presidente del Gobierno en España entre 1976 y 1981, lo que lo convirtió en el último en ostentar este cargo durante el franquismo y el primero en hacerlo durante la democracia.

El expresidente Suarez, que ha muerto a la edad de 81 años, era natural de Ávila, conde de Suárez y Grande de España por reconocimiento real a su labor para el país.

La capilla ardiente tras su muerte ha sido instalada en el Congreso de los Diputados, tras lo cual se celebrará un funeral de Estado.

Titular del Ministerio del Movimiento Nacional durante la época del dictador Francisco Franco, Adolfo Suárez fue nombrado presidente del Gobierno por designación del Rey Juan Carlos en 1976, sin mediar elecciones.

Su rol durante la transición española, aunque determinante para la consecución de la misma, fue y sigue siendo muy controvertido entre algunos sectores de la opinión pública española.

Los orígenes franquistas del político y su participación en el régimen dictatorial lo hicieron valerse la etiqueta de lobo con piel de cordero, y fue muy contestado por los sectores democráticos de la época.

El presidente terminó por abandonar sus posturas franquistas y estableció un modelo de transición del Estado español hacia la democracia en lo que se denominó como “ruptura pactada”, en la cual se fueron desmontando legalmente todas las estructuras de la dictadura y sustituyéndolas por otras de corte democrático.

portada del times de suarez

Tras la votación a favor en las Cortes Franquistas, Suárez disolvió la cámara y convocó elecciones generales libres y universales en junio de 1977. Esta votación la ganó el partido de Suárez, la Unión de Centro y Democracia (UCD), lo que le permitió seguir a la cabeza del Gobierno y terminar el proceso de transición a la democracia.

El parlamento resultante de las elecciones, unicameral y de carácter constituyente, redactó una Constitución liberal y equilibrada cuyo texto logró poner de acuerdo a los principales partidos del momento en julio de 1978, cuando se aprobó la nueva constitución democrática en el parlamento. El 6 de diciembre de 1978 la Constitución española fue ratificada por los ciudadanos de España vía referéndum.

El partido de Suárez, que volvió a ganar las elecciones en 1979, se mantuvo en el poder hasta 1983, cuando Felipe González ganó las elecciones y se dio por terminada la Transición.

Aunque esta transición consiguió consolidar la democracia sin grandes sobresaltos, y en su momento fue considerada un éxito por lograr su objetivo principal, hoy en día se mira con un acento más crítico, puesto que permitió que estructuras y personalidades del franquismo se mantuvieran en la organización de la política estatal durante décadas.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta