19 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Los correos del ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, apuntan hacia Génova. La relación entre Blesa y la cúpula del Partido Popular era tan servicial que se llegaron a imponer estrategias de inversión y tratos de favor a través de la Caja.

Eldiario.es difundía la noticia en que más de 8.000 correos personales de Blesa podían estar en las manos de la Justicia, cosa que haría incomprensible su puesta en libertad tras su puesta en prisión por el juez Elpidio Silva y la persecución que desde las altas instancias de la justicia madrileña ha tenido que soportar el magistrado inmerso en un proceso de inhabilitación.

Los correos rebelan la pugna de poder que mantenía el PP de Madrid para colocar en Caja Madrid a una persona de influencia, como asegura El País. Un bando lo lideraba la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, que apostaba por Ignacio Gónzalez, actual presidente de la Comunidad y el otro protagonizado por el actual Ministro de Justicia y ex alcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón, que defendía la inclusión de Blesa.

Los tratos de favor que se pueden encontrar en los correos, los protagonizan el ex presidente del Gobierno José María Aznar, amigo íntimo de Miguel Blesa y principal responsable de colocar a Blesa en Caja Madrid. El ex presidente del Gobierno pedía a su amigo la compra de obras de arte y favores hipotecarios, la colocación de políticos del PP en el consejo de administración de la Caja o la retransmisión de los partidos del Real Madrid.

Una relación entre el PP y Blesa que se tensaba en 2009 por el aparato de Esperanza Aguirre que pretendía desbancar a Blesa para meter a Ignacio Gónzalez. Una disputa que terminó en los tribunales y que ganó Blesa, a pesar de que meses después dejara su cargo y Mariano Rajoy designara a Rodrigo Rato como predecesor.

Pero a pesar de las vicisitudes que mantenían el Gobierno de la Comunidad y la presidencia de la Caja, mantenían un continuo contacto para realizar las inversiones que pretendía Aguirre y enchufar a amigos o conocidos en puestos de dirección de la Caja.

Un correo de Esperanza Aguirre a Blesa decía: “Miguel, necesito urgentemente que mañana a primera hora firmes la oferta conjunta con Telemadrid”, la ex presidenta pretendía comprar los derechos televisivos del Real Madrid por 120 millones de euros a través de la caja.

En otro correo del actual presidente de la Comunidad de Madrid y entonces vicepresidente, Ignacio Gónzalez, denota el enchufismo que ha gobernado las relaciones entre la caja y el PP: “Me dice la jefe que si tienes que poner dos consejeros de la caja en Iberia, y uno es ejecutivo de la caja, que el otro sea Mercedes Rojo Izquierdo”. Mercedes Rojo no tenía conocimientos financieros, como informó a la Audiencia Nacional, pero había sido asesorea de Aguirre.

PSOE e Izquierda Plural piden a la Fiscalía General que actúe

Los dos grupos de la oposición han exigido al Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, que actúe ante la difusión de correos que manifiestan una estrecha relación entre Caja Madrid y el Partido Popular, ya que apuntan a “trafico de influencias”. Piden a la Justicia que “intervenga e investigue la correspondencia entre la familia Aznar y el señor Blesa”, en relación a los correos que mantenían el hijo del ex presidente del Gobierno y el ex presidente de la Caja.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta