11 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

El diario.es difundía esta mañana los correos que el ex presidente de Caja Madrid intercambiaba con sus directivos. Estos correos han sido proporcionados por el Partido X al medio.

Blesa es el banquero que ha sido capaz de poner a las altas instancias de la Justicia a perseguir al magistrado que le mandó a prisión. La Justicia española pasó de juzgar las malas prácticas de Blesa, a inhabilitar y pretender procesar al juez Elpidio Silva que fue el que mandó a la cárcel al ex banquero.

Los correos que Blesa mandaba a sus directivos son la muestra del poder que acumulaba el entonces presidente de Caja Madrid. Amigo íntimo del ex presidente Aznar, Blesa es capaz de ironizar con el “éxito” de las preferentes que admite ser un engaño a los clientes: “Y eso que habíamos engañado”.

En esta información también aparece el trato de favor que recibió la entidad que según el criterio del ex banquero la Comisión Nacional del Mercado de Valores les favoreció ”un poco”.

Según apunta el medio, un correo de Matías Amat Roca, director general de Negocio de Caja Madrid que se llevó consigo una indemnización de 16 millones de euros, afirmaba que “la CNMV acaba de aprobar la emisión de preferentes de Caja Madrid. Empezamos la comercializacion mañana”.

Respecto a la actitud de favor de la CNMV, Amat le decía a Blesa: “Algo de valor le han dado a que la relación a todos los niveles entre Caja Madrid y CNMV es mejor y mucho más fluida.”

Blesa ayuda a su sobrina en la ampliación de crédito

“Lee esta carta de esta sobrina mía. Tendría que habértela mandado hace tiempo pero con estos líos se me traspapeló. Habrá que echarle una mano y pronto” le enviaba Blesa a su número dos en septiembre de 2009.
La carta de su sobrina le pedía una ampliación del plazo y del importe del crédito que tenía con Caja Madrid: “Necesitaría 30.000 euros más y ampliar el plazo”.

Amigo íntimo de Aznar

Las relaciones entre Blesa y el ex dirigente del PP eran muy estrechas, hasta el punto en que Aznar colocó a Blesa al frente de Caja Madrid, seis meses después de que el Partido Popular ganara las elecciones de 1996.

Blesa actúo de intermediario entre José María Aznar y la empresa de armamento Einsa, según publicaba Infolibre, que tuvo acceso a los correos que certificaban la relación contractual. Los intereses de la empresa eran abrirse mercado en Libia y Argelia a través de la figura del ex presidente.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta