8 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

Los preferentistas están viendo la luz en los juzgados. Los letrados aconsejan a los estafados por los bancos a que acudan a la vía judicial para recuperar sus ahorros y no se acojan al arbitraje que aprobó el Gobierno.

Las sentencias de los jueces están dando la razón a los ahorradores sobre los contratos de preferentes y obligan a las entidades a devolver íntegramente el valor invertido, las costas del proceso y los intereses legales desde la interposición de la demanda.

En las sentencias favorables los jueces estiman que “el demandante obtiene nula información de la entidad financiera acerca de las características del producto que adquirió, al mismo tiempo que no le mencionaron el carácter perpetuo y las peculiaridades”.

El fallo de los magistrados protege a los preferentistas debido a que la entidad financiera inducía al ahorrador a la compra, lo que supone una representación falsa sobre el objeto de la finalidad contractual perseguida.

Un último caso alienta a los estafados a acudir a la Justicia. El Juzgado de Primera Instancia nº 49 de Madrid acaba de dictar sentencia condenando a Bankia a devolver a los demandantes 116.000 euros más los intereses.

Los abogados rechazan la vía del arbitraje, ya que los ahorradores no recuperan sus ahorros, ni tampoco los intereses de la estafa.

Trampa

Una juez ha llegado a calificar las preferentes de trampa: “Las preferentes se convirtieron en una verdadera trampa”.

Las sentencias se ganan

Los jueces estiman que por encima del 95% de las sentencias son favorables a los ahorradores, que en muchos casos además de recuperar lo invertido, cobran los intereses.

Bankia vende preferentes a un enfermo de Alzheimer

Las preferentes han dejado casos tan inhumanos como la venta de productos financieros de alto riesgo y perpetuos a una persona enferma de alzheimer. Su viuda ha llevado el caso ante la Justicia.

Miguel Blesa ironiza con las preferentes

En los correos que difundía eldiario.es, el ex presidente de Caja Madrid, una de las principales entidades que ha colocado preferentes a sus clientes, ironizaba con el engaño de estos productos financieros de ahorro diciendo ante el éxito de sus ventas: “Y eso que habíamos engañado”.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta