13 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

El paro genera una situación emocional complicada, pero que no puede llevar al olvido de ejercer el derecho que se ha ganado todo trabajador con su esfuerzo, como es exigir la remuneración de su prestación por desempleo.

Tras el momento del cese cada trabajador dispone de 15 días hábiles para exigir este pago, por lo que cuanto antes se solicita, más pronto se podrá tramitar y menos problemas va a acarrear.

Acudir vencido el plazo no conlleva la pérdida del derecho, pero sí se habrá perdido el cobro de esos días de retraso.

Así que en cuanto se tenga la notificación del cese, es preciso dirigirse hacia el antiguo Inem y como primer requisito, darse de alta como demandante de empleo.

Rellenar el impreso de solicitud de la prestación del Servicio Público de Empleo. El impreso de solicitud incorpora: la declaración de los hijos a cargo y sus rentas, los datos de domiciliación bancaria, el compromiso de actividad y la autorización de petición de información a la AEAT (Agencia Tributaria).

Identificación del solicitante y de los hijos o hijas que conviven o están a su cargo y que figuren en la solicitud mediante el Documento Nacional de Identidad (DNI no caducado ), o la Tarjeta de identidad de extranjero (NIE vigente, etc) y Libro de Familia, o documento equivalente en el caso de extranjeros.

Entregar el Certificado de empresa, que será enviado al Servicio Público de Empleo por la empresa o empresas en las que ha trabajado en los últimos seis meses.

Si se ha trabajado de forma parcial en los últimos seis años y no se ha cobrado prestación por ello, se ha de presentar el contrato o certificado de empresa con los días trabajados.
Para aquellas situaciones en el que el certificado de empresa no fuera suficiente para acreditar la situación legal de desempleo, el documento acreditativo que corresponda.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta