20 noviembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

El comercio mundial está controlado por pocas manos. El libre mercado ha llevado a que el poder que debería residir en las administraciones u organizaciones públicas, se encuentre bajo el influjo de las grandes corporaciones.

Estas grandes corporaciones están compuestas por diversas empresas que han ido absorbiendo, para ganar cuota de mercado. Coca cola, Pepsi, Kellogg’s, Nestlé, Johnson & Johnson, Procter & Gamble, Mars Unilever, Kraft y General Mills, son las 10 marcas que controlan el mercado.

Dentro de cada una de las corporaciones se encuentran pequeñas empresas que anteriormente no pudieron competir con ellas y que ahora le están permitiendo diversificar sus productos dentro del mercado y acaparar la mayoría de las elecciones del consumidor. Para ello además, disponen del beneplácito de los medios de comunicación que ellas mismas controlan.

Podemos encontrar un estrategia similar dentro de cada una de estas sociedades. Procter & Gamble está asociada a varias empresas de venta y distribución de diversos productos como medicamentos, pasta de dientes, incluso moda de lujo. Su red se prolonga hasta alcanzar a más de 4.800 empresas compradoras en todo el mundo.

La industria alimentaria es una de las más poderosas del mundo. El lobby que generan estas empresas son capaces de influir en la legislación de los diferentes países donde se encuentran instaladas.

La sociedad Yum Brands, antigua filial de Pepsi, posee las empresas de comida rápida KFC y Taco Bell que venden solo productos fabricados por Pepsi.

La empresa de alimentación más grande del mundo es Nestlé, valorada en 200.000 millones de dólares. La sociedad cuenta con más de 8.000 marcas diferentes y tiene participaciones o asociaciones con un gran número de empresas como L’Oréal, Diesel o marcas de alimentación de mascotas como Purina y Friskies.

El sector financiero es otro de los que se ha aglomerado convirtiéndose en un gran lobby que toma partida en las decisiones políticas de los gobiernos.

En EEUU, al igual que ocurre en España, ha habido una gran ola de fusiones que han convertido 37 antiguos bancos en solo cuatro grandes corporaciones, en menos de veinte años.

Estas sociedades son las conocidad JPMorgan Chase, que tiene que pagar una multa de 13.000 millones de dólares por la venta de hipotecas basura, Bank of America, Wells Fargo y Citigroup. Las sociedades más grandes de EEUU contaban hace tres décadas con el 20% de los activos financieros, en la actualidad manejan el 54%.

Los comentarios no estn activados