12 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Recomendar31,"og_object"

El invierno ha venido de repente cogiéndonos con el pie cambiado. Los aparatos de calefacción se han puesto a funcionar a toda marcha, aumentando vertiginosamente la factura.

En un momento en que gran parte de las familias españolas no atraviesan por una buena coyuntura económica, se ha de estudiar con detenimiento las ofertas que las empresas de suministros tienen promocionadas y utilizar con eficiencia los aparatos de los que disponemos en casa.

Comparar las ofertas de las compañías

A través de la web de la Comisión del Mercado de Valores podemos conocer y escoger las ofertas que más se acerquen a nuestros hábitos, esto nos puede suponer un ahorro anual de 30 euros.

Tarifa adecuada

La tarifa tiene una parte fija y otra variable, es aconsejable conocer bien la tarifa para no pagar partes fijas muy altas o partes variables muy altas. Se ha de escoger una tarifa donde el precio medio por kilovatio es el menor.

Utilizar un termostato regulador de temperatura

Con el termostato puedes adaptar la temperatura de tu hogar a tus necesidades en cada momento y no derrochar calefacción.

Aislar bien las ventanas

El doble acristalamiento evita la pérdida de calor, es incluso más importe no perder el calor interno que comprar un aparato potente de calefacción, porque siempre se perderá el calor.

Revisar la caldera

El mantenimiento de la caldera se ha de realizar una vez al año y hacer que todo funcione correctamente.

Purgar los radiadores de agua

Estos radiadores pueden crear burbujas de aire en su interior que no permiten pasar el agua caliente.

Programar la calefacción

Es importante no tener activada la calefacción cuando no estés en casa y también cuando estamos durmiendo.

Elegir una temperatura adecuada

No es necesario llevar nuestros aparatos al máximo, con una temperatura del hogar de 21 grados es suficiente, debemos recordar que nos encontramos en una estación fría y no podemos tener la estación opuesta instalada en casa, además de los problemas de salud que el exceso de temperatura puede ocasionar.

El sol como fuente de calefacción

El sol es gratuito y eficaz si dejamos que entre en la vivienda. En cuanto el sol se esconda es aconsejable bajar las persianas y cerrar las cortinas para ayudar a la conservación del calor.

No utilices calefacción en habitaciones vacías

En las estancias donde no vayamos a permanecer mucho tiempo es conveniente apagar todos los aparatos de calefacción que tengamos dispuestos en ellas.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta