8 octubre, 2013
Escrito por Ana Bort

Ninguna empresa desea ver a sus empleados mirando de forma disimulada las redes sociales o consultando su móvil cada pocos minutos, por lo que aquí os damos algunos consejos para que intentéis gestionar ese tema de la mejor manera posible.

Todo puede esperar. Si son los amigos quienes a través de un grupo están comentando el partido del día anterior o la película de anoche, no son temas precisamente de urgencia. Es mejor avisar antes del trabajo que se estará ausente y que a la salida se comentará lo que haga falta. Y concienciarse de ello.

Las aplicaciones pueden silenciarse, para eso tienen sus propias configuraciones. Evitar la tentación de contestar el WhatsApp o de ver un privado en Facebook es más fácil si se ocultan las notificaciones antes de entrar al trabajo.

– Es mejor avisar a la familia de que si pasa algo urgente, se avise por teléfono con una llamada y no por redes sociales. Pero no hay que abusar de este sistema y es mejor explicar a los más cercanos que algo urgente no es concretar una cita para por la tarde.

– Los iPhone cuentan con la opción 'No molestar', que mantienen la pantalla en negro sin que salte ninguna notificación a no ser que se reciba una llamada de una de las personas establecidas como 'favoritas' en la agenda. Así se puede tener el móvil encima de la mesa sin miedo a que suene de forma incontrolada.

Los descansos existen para algo. Si hay que bajar a tomar un café, se puede aprovechar ese ratito para contestar mensajes, hacer alguna llamada o revisar las redes sociales.

zp8497586rq
zp8497586rq

Los comentarios no estn activados