3 agosto, 2013
Escrito por Rodrigo Cortiña

El Gobierno de Brasil ha anunciado que no ve ningún problema para que Renfe puje en la subasta de la primera línea de alta velocidad en el país, que unirá Río de Janeiro con Sao Pablo, según fuentes oficiales.

El Ministro brasileño de Transportes, César Borjes, ha mantenido que “no hay” impedimentos para que el consorcio español se pueda presentar a la licitación, puesto que el accidente ferroviario ocurrido la semana pasada en Santiago de Compostela “no era de alta velocidad”, según declaraciones recogidas por la estatal Agencia Brasil.

Según las condiciones de la subasta, ningún operador que haya sufrido accidentes mortales en un periodo de cinco años en líneas de alta velocidad se podría presentar a un concurso, diferenciando los trenes convencionales de los de alta velocidad porque estos últimos pueden superar los 250 kilómetros por hora.

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, ha puesto en marcha ayer una campaña en varios países, entre ellos Brasil, para dejar claro que el tren que descarriló causando 79 muertos y 150 heridos no era un tren de alta velocidad.

El presidente de la estatal Empresa de Planificación y Logística (EPL), Bernardo Figueiredo, afirmó que dos consorcios han mostrado “gran interés” por la licitación que está prevista para el próximo 19 de septiembre: el francés y el español.

El consorcio español está formado por las empresas públicas Adif, Renfe e Ineco, junto a las privadas Talgo, Elecnor, Cobra (ACS), Abengoa, Indra, Thales, Bombardier y Dimetronic.

El proyecto de Brasil, el primero de América Latina, tendrá una longitud de 511 kilómetros y se calcula que supondrá una serie de inversiones por un valor de 13.000 millones de euros.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta