26 julio, 2013
Escrito por Rodrigo Cortiña

Repsol ha manifestado su intención de salir de su participada Gas Natural, de la que posee un 30%, al reconocer que debe “pensar seriamente” este asunto, aunque también admitió que “no tiene prisa”, según ha desvelado The Wall Street Journal.

Para llevar a cabo esta operación, Repsol deberá contar con la autorización de La Caixa, que posee el 35% de la entidad y con la que mantiene un pacto parasocial para controlarla.

Con motivo de la presentación de resultados del primer semestre de 2013, el director financiero de la compañía, Miguel Martínez, explicó que cualquier posible operación en el futuro “sería más sencilla si se hace con un acuerdo con la dirección de La Caixa”.

La continuidad del pacto entre ambos socios está condicionado por el mantenimiento de una serie de umbrales de participación, en los que se decide quien entra a formar parte del capital social de la gasista. Actualmente Sonatrach también es socio, con un 4%.

Sobre la posible venta de la participación en Gas Natural, diversos bancos de inversión han considerado en diferentes ocasiones esta alternativa como una opción muy positiva y perfectamente enmarcable en el plan de desinversiones de Repsol tras la expropiación de YPF, buscando así mantener su rating crediticio.

En la petrolera han mantenido en los últimos meses que estarán “atentos” a posibles ofertas interesadas en este activo, recordando que Gas Natural es un activo líquido, que le reporta anualmente 300 millones en concepto de dividendos y que no tienen prisa por vender en tanto no encuentren otra inversión oportuna.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta