3 abril, 2014
Escrito por Ana Bort

El Gobierno ha hecho del optimismo su bandera a pesar de que las cifras no acompañan sus augurios. Ante el paro, la bajada de salarios, la creación de empleo precario, la caída de la confianza y del crédito, desde Moncloa consideran que el PIB crecerá este año un 1,5%.

Según han declarado fuentes del Ejecutivo en Atenas, ‘hay un claro aumento de las proyecciones de mercado y todos los indicadores adelantados son buenos’, por lo que se permiten mejorar la cifra oficial del Gobierno, que estaba estimada en un 0,7%.

Sostienen fuentes cercanas al Gobierno según han recogido las cabeceras de medios generalistas que tras seis años de crisis es posible que por fin lleguen las cifras positivas debido al repunte del consumo y a la inversión doméstica.

A finales de febrero la Comisión Europea reconoció ver en España ciertos signos de mejoría debido a que el empleo empieza a repuntar con mucha cautela y el consumo está empezando a mejorar sus cifras.

Aún así la CE no siempre acierta en sus predicciones y según los analistas, se habla bien del ‘caso España’ solo para reincidir en la importancia de seguir las directrices europeas en política económica.

Parece ser que España ha dejado de ser uno de los objetivos urgentes de la UE y los analistas toman este dato como revelador, ya que los debates se centran más en el estado de Grecia y Portugal, además de los cambios gubernamentales en Francia.

Según la Comisión Europea, Italia, Holanda y Finlandia acompañan a España esta mejoría y parece ser que 2014 será el año en el que salgan de la crisis ya que la reactivación del continente está más que en funcionamiento.

Oli Rehn aseguró que ‘lo peor ha pasado’, por lo que habrá que tener paciencia para ver si las cifras macroeconómicas se ajustan a la realidad y se puede entonar aquello de que lo mejor está por venir.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta