7 noviembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Desde el 1 de octubre debería estar funcionando el copago hospitalario, pero el rechazo por parte de las comunidades autónomas incluidas las gobernadas por el PP, como la dificultad de la implantación, han llevado al Ministerio de Sanidad a aplazar su fecha de funcionamiento hasta el año próximo.

Mato ha visto tumbada su propuesta, ya que desde las comunidades gobernadas por su propio partido ha hecho caso “omiso” a la implantación del repago hospitalario.

El nuevo copago consistía en un pago del paciente de un 10% de todos los medicamentos utilizados durante su estancia en el hospital, con un máximo de 4,20 euros por envase.

Este repago afectaría en gran medida a los enfermos crónicos y los enfermos de cáncer, que son quienes utilizan los medicamentos más caros y precisan de más atención hospitalaria.

Las asociaciones contra el cáncer y de enfermos crónicos mostraban su rechazo a la medida debido a que necesitan una medicación continua, además de explicar que las opciones gratuitas son menos eficaces.

La ministra ha pospuesto la implantación del copago hospitalario para el 1 de enero del 2014. Solo en Ceuta y Melilla ya está en marcha la medida, ya que son ciudades autónomas y para ellas la gestión está centralizada.

Ana Mato anunció la medida como una fuente de ahorro para el Sistema Nacional de Salud. Andalucía fue la primera comunidad en rechazar la medida e imponer un recurso. Otras comunidades como Castilla- La Mancha, La Rioja, Galicia, Cantabria y Murcia, gobernadas por el Partido Popular, se postularon a favor de la implantación de repago hospitalario, pero aún no lo han puesto en práctica por las dificultades de implementación, según han comunicado las comunidades.

Madrid fue otra de las comunidades que anunciaron su cumplimiento, pero que en los presupuestos de 2014 no ha incluido la medida, por lo que no tienen intención de llevarla a cabo en el inicio marcado por Mato. Desde la Consergería madrileña dirigida por Lasquetty, se ha información de la dificultad de la gestión del copago y que por ello no lo pueden implantar. Madrid no se ha puesto fecha de implantación y ha afirmado el propio consejero de Sanidad que la aplicará “cuando pueda” porque necesita de mecanismos que “no son nada rápidos”.

Otras comunidades se monstraron contrarias, incluso las gobernadas por el PP, al copago hospitalario desde el primer momento, entre ellas Canarias, Extremadura, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Baleares, Aragón y País Vasco. Esta última además instó a la ministra a que tomaría medidas judiciales si no rectificaba.

Los comentarios no estn activados