5 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Deustche Bank, Societé Genérale, Royal Bank of Scotland (RBS), JPMorgan, Citigroup y el bróker RP Martin, son las seis entidades sancionadas por la Comisión por prácticas ilegales. Otros dos grandes bancos como son UBS y Barclays pactaron el pago de 1.710 millones y 347, respectivamente.

Estas ocho corporaciones financieras coludieron en la manipulación del Euríbor, que es la referencia utilizada para fijar los precios de 250 millones de activos.

El Euríbor es el índice de referencia que refleja el coste de los préstamos en el mercado interbancario y que en España es utilizado para fijar el precio de la mayoría de hipotecas.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, declaraba en en rueda de prensa: “Es la infracción más grave que se puede imaginar en cuanto a política de competencia se refiere, que es un cártel, que afecta a miles y miles de usuarios. Lo que es impactante en los escándalos del Líbor y del Euríbor no es sólo la manipulación de los índices de referencia sino también la colaboración entre bancos que deberían competir entre ellos. La decisión de hoy es una señal fuerte que muestra la determinación de la Comisión de luchar contra estos cárteles en el sector financiero y sancionarlos”.

El cártel es una acción sancionada por los organismos de Competitividad, ya que mediante estas colusiones las entidades dejan de competir entre ellas y fijan entre todas unos precios que perjudican al consumidor. En este caso el cártel de estas entidades englobaba además un traspaso de información confidencial.

Los bancos envían una base de datos todos los días para la fijación del Euríbor al agente mediador que es Thomson Reuters. El cártel protagonizado por las entidades sancionadas consistía en el acuerdo sobre los datos que le facilitarían cada día al agente mediador.

El responsable de Renta Variable y Futuros de Interborkers, Luis Benguerel, declaraba para eldiario.es que “esto lo único que demuestra es que este mercado está controlado por siete u ocho grandes entidades y seguirá siendo así mientras no se acabe con la opacidad y se obligue a todo el mundo, en todo tipo de operaciones, a hacer públicas las cuantías de lo que se compra y lo que se vende y a qué precio”.

Juan Moreno es uno de los abogados que llevaba la “Operación Euríbor” y manifestaba que “en realidad no es más que una cortina de humo“. Moreno afirma que las hipotecas firmadas por gran parte de los ciudadanos españoles está referenciada a un índice que no existe.

Es decir, los bancos podrían estar facilitando unos datos en el mercado interbancario sobre el préstamo entre las entidades que en realidad no se estaba dando, quiere decir que posiblemente decían hacer préstamos entre ellos a unos tipos cuando no existían tales préstamos. Por lo que la fijación de las hipotecas se hacía a una referencia que no debería ser válida.

Este fraude, que según la Comisión solo se dio de 2005 hasta 2008 cuando estas prácticas dejaron de existir, repercute en los préstamos firmados durante esos años.

¿Cómo lo denunciamos?

Poder reclamar este fraude no es fácil, ya que la Comisión Europea no facilita los datos y pruebas para que tanto abogados u organismos de consumidores puedan denunciarlo.

La Comisión se ha referido a las entidades bancarias españolas para que reclamen el daño ocasionado por los préstamos exigidos a los bancos condenados.

Los comentarios no estn activados