20 diciembre, 2013
Escrito por Maria Molina

Recomendar4,"og_object"

Después del boom inmobiliario que situó el precio de la vivienda y, por tanto, de los alquileres por las nubes; el valor del inmueble se ha desinflado haciendo que tanto los pisos como las casas tengan un precio asequible para los arrendatarios.

Ante la amplia oferta de inmuebles en alquiler, por primera vez en años el futuro inquilino puede escoger dónde y en qué condiciones vivir sin someterse a la tiranía del casero y de los altos precios.

Por ello, para aprovechar la situación del mercado de la vivienda, proponemos una serie de consejos útiles para conseguir un alquiler barato:

1. Saber dónde quieres vivir
Es importante escoger la vivienda en función de si el trabajo o el colegio de los niños están cerca. Puede que el barrio en el que estés buscando, el alquiler sea más barato; pero si sumas el dinero que gastas en transporte público o gasolina para llegar a tu empleo, igual no resulta tan económico. Echar cuentas globales ayudará a tomar la decisión de cuál es la mejor zona para vivir.

2. No solo buscar, sino también ser buscado
Estamos acostumbrados a poner anuncios cuando queremos vender algo, pero no solemos ponerlos cuando nos interesa adquirir alguna propiedad. Si te anuncias en cualquier página web de alquileres, informando de lo que buscas y en qué condiciones, te lloverán las ofertas.

3. Comparar inmuebles
Una vez decidida la zona, empieza la búsqueda oficial del piso perfecto en cuanto a calidad/precio. Busca en Internet, pasea por el barrio localizando carteles de particulares y pasa por una inmobiliaria. Después de conocer la mensualidad general, podrás seleccionar cuál es el que más se adapta a tu presupuesto y necesidad.

4. Siempre es caro
Aunque el piso que hayas visitado y el precio ofrecido te parezcan perfectos, nunca muestres satisfacción en un primer momento. Emplea las expresiones “ya le diré algo si me interesa” o “me lo pensaré” para poder negociar una rebaja. En caso de recibir una negativa constante, ya puedes aceptar el precio antes de que alguien se adelante.

5. Conoce al casero
Es importante que antes de decidirte por un inmueble, valores personalmente todas sus condiciones y conozcas cuánto tiempo hace que nadie habita en él. A partir de esta información, podrás saber si puedes negociar una rebaja del precio del alquiler: hay propietarios que necesitan el dinero, y después de comprobar que a un precio determinado no consiguen alquilar el inmueble, ceden a rebajarlo si el futuro inquilino les inspira confianza.

6. Todo bajo control
Uno de los principales problemas entre inquilinos y caseros aparece con las reparaciones. Por ello, antes de entrar a vivir en el piso es necesario que revises que todos los mecanismos funcionan bien y que avises al propietario de si alguno no lo hace. De esta forma, evitarás que te culpe del mal funcionamiento o rotura y que tengas que acarrear tú con los gastos.

7. El contrato
Seguramente el propietario pida la fianza de uno o más meses para cerciorarse de que cumplirás con el acuerdo al que hayáis llegado. Que no te extrañe si se preocupa por si tienes trabajo fijo, puesto que lo hace para asegurarse los ingresos mensuales.

Es importante que el contrato que firmes sea el oficial de la DGA y que declares en Hacienda el alquiler para evitar posibles problemas posteriores.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta