25 noviembre, 2013
Escrito por José Ferrando

Ayer domingo 24 de noviembre los suizos votaron que no a la limitación de los salarios de los altos ejecutivos para evitar que ganen en un mes más de lo que gana el trabajador de su empresa con sueldo más bajo a lo largo de todo un año. La medida hubiera supuesto el recorte salarial de muchos altos cargos.

Estos últimos años, los ciudadanos helvéticos han protestado varias veces por la desigualdad salarial que se estaba produciendo en el país, donde un ejecutivo puede ganar millones al mes. La votación se ha saldado con un 65% de los votos en contra de la llamada iniciativa 1:12 para un salario justo. Esta votación ha sido posible tras la recogida de 100.000 firmas, cantidad exigida para realizar este tipo de votaciones populares, y toda la campaña ha sido una iniciativa de JUSO, las juventudes del partido socialdemócrata suizo.

Ginebra, suiza

Suiza ha sido a lo largo de su historia un país muy igualitario, y desde la II Guerra Mundial salarios y riqueza del país han aumentado al mismo ritmo. Sin embargo durante la última década una mayoría afortunada ha incrementado sus ganancias, mientras que los trabajadores con los salalarios más bajos apenas cobraban unos 3.200€ al mes. De haberse aprobado esta medida, se hubieran recortado casi 468.000 euros al año en los salarios más altos.

El Gobierno suizo se manifestó desde un primer momento contrario a la proposición, ya que bajar los salarios más altos empeoraría la competitividad de las grandes empresas multinacionales asentadas en el país, que se deslocalizarían en favor de países sin esta medida, lo que supondría al fin despidos, disminución de las contribuciones a la Seguridad Social y un incremento de los impuestos para compensar las pérdidas que la medida supusiese a las arcas estatales.

Severin Schwan, consejero delegado de Roche, cobra 261 veces más que el empleado con menor sueldo de su empresa. Según sus declaraciones “sería más difícil para la empresa reclutar personal cualificado si se aceptaba la medida, porque los ejecutivos preferirían trabajar en otros países sin esta limitación salarial”.

Conjuntamente a la iniciativa 1:12 se votaban a su vez dos propuestas que también fueron rechazadas, una sobre “deducción fiscal a las familias que no llevan sus hijos a las guarderías” y otra relativa al “incremento de la tasa anual de autopistas de 40 a 100 francos suizos”.

Los comentarios no estn activados