27 enero, 2014
Escrito por José Ferrando

El 1 de marzo de 2007 la empresa Telepizza dejó de cotizar en la bolsa madrileña tras una OPA de exclusión hecha por Foodco Pastries Spain y el fondo de inversión Permira. La empresa, propiedad hoy en exclusiva del segundo grupo inversor, afronta hoy pérdidas de más de 158 millones de euros y una deuda de 600 millones más.

En su último día en bolsa se podía apreciar ya la pérdida de cuota de mercado y beneficios de la firma de comida, ya que sus acciones cotizaban a 3,20 euros en el índice madrileño, lejos de las 3.000 pesetas (unos 18 euros) por acción que se pagaban poco después de su salida a bolsa.

Hoy, Telepizza busca evitar la quiebra, por lo que su único accionista, Permira, una empresa de fondos de capital de riesgo, ya elabora un vendor para renegociar la deuda de la compañía con la banca acreedora. Las intenciones del fondo de capitales es clara: “o reestructuración o venta”, señalan.

Fuentes de la empresa han señalado que la refinanciación es urgente, pero que el primer paso de actuación consistirá en alargar los plazos de vencimiento de la deuda preexistente. De los 600 millones adeudados, 300 millones de euros aproximadamente son deuda sénior subordinada y una línea de crédito bancario.

La situación por la que atraviesa ahora mismo Telepizza tiene más paralelismos de los deseables con lo ocurrido con otras empresas en quiebra del sector alimentario, como Panrico, forzada a hacer un ERE de su plantilla, o Pescanova, que aún sufre la problemática de la refinanciación.

Aunque el negocio registra varios años de caídas, prácticamente desde mediados de la década de los 2.000, aún sigue siendo rentable, especialmente en el extranjero. De hecho, hace apenas un par de semanas que Telepizza ha conseguido lanzarse con éxito en Bolivia a través de una línea de franquicias que, de momento, es todo un éxito.

La empresa cuenta con 626 locales repartidos por la geografía española, y 590 más alrededor del mundo. Con la excepción de Portugal, su marcha en el resto de países, como Ecuador, Emiratos Árabes Unidos o Polonia, es envidiable.

Esta no es la primera crisis financiera de Telepizza, y haciendo un estudio de la evolución de la compañía no parece que vaya a ser la última. El crecimiento de la misma se basa en periodos explosivos de expansión seguidos de crisis periódicas que han hecho que la empresa haya estado cercana al cierre en varias ocasiones.

La última de estas crisis se produjo en marzo de 2013, cuando la empresa cerró cinco establecimientos españoles y despidió a 250 trabajadores.

Un comentario para “Telepizza podría quebrar si no consigue refinanciar su deuda de 600 millones de euros”

  1. 3.000 pesetas son 18 euros (no 50)

Escribe una respuesta