27 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

Los medios internacionales no tienen buena imagen del Ejecutivo español y es por ello que todas las declaraciones que se emiten son miradas con lupa.

El semanario británico The Economist pone en duda que los objetivos del Gobierno para 2013, en cuanto a la reducción del déficit se hayan cumplido.

La publicación no cree que los resultados estén por debajo del 6,5% del PIB que España había pactado con la Comisión Europea para el conjunto de las Administraciones Públicas.

La Comisión decidió relajar en dos décimas el objetivo de déficit, de 6,3% a 6,5%, después de que el Gobierno insistiera en Europa.

La publicación británica informa de que “probablemente” el Gobierno de Rajoy no cumpla con el objetivo. Además hacen referencia a la economía española de la que dicen “ha parado” la destrucción de empleo.

En el mismo sentido dedican un espacio en el que destacan la “euforia” de la bolsa española y del interés de los bonos del Tesoro, que han caído a niveles anteriores a la crisis.

Sin embargo, The Economist advierte que “la alegría tardará en volver” tras cinco años en una recesión de doble suelo y agresiva destrucción de empleo.

Asimismo niegan la posibilidad de una nueva caída de la economía española y europea, a no ser que Europa se adentre en una nueva crisis.

En cuanto al mercado laboral, hace referencia a que los últimos registros se deben a la temporada turística y la campaña agrícola que han creado empleos temporales en verano y otoño. Todo lo contrario que ocurre en la industria y los servicios.

Más cauto ha sido el semanario británico, que en otras ocasiones lanzaba titulares como “ha sido Draghi y no Rajoy quien ha salvado a España” ante los ataques especulativos a la deuda. Y proseguía afirmando que el presidente había incumplido sus promesas electorales, así como que pensaba que con su simple presencia los mercados se calmarían.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta