10 marzo, 2014
Escrito por José Ferrando

Recomendar14,"og_object"

Aunque desde fuentes gubernamentales se apunta hacia el crecimiento del empleo y una eventual salida de la crisis, la realidad es que el paro se está quedando rezagado en este contexto de recuperación.

En febrero de 2014 la afiliación a la seguridad creció en 61.500 personas, algo que no sucedía desde 2007, pero que aún está lejos de ser suficiente. Y menos aún si tenemos en cuenta el cambio cualitativo: casi todos estos puestos de trabajo están precarizados, con sueldos bajos y condiciones laborales cuestionables.

La reforma laboral que ha llevado a cabo el Gobierno ha conseguido incrementar el número de afiliaciones a la Seguridad Social a base de empeorar los mínimos regulatorios de las condiciones de trabajo de los ciudadanos. El empleo a tiempo parcial, la caída de los salarios y el descenso de los contratos indefinidos son la prueba de ello.

España sigue, por el momento, la estela de crisis anteriores, en las cuales se han reducido los niveles de paro entre la población a base de trabajo precarizado e inestable.

En la crisis de la década de 1980 la solución fue el empleo temporal, al cual se volvió a recurrir tras la crisis de 1993, y que parece que vuelve a ser la opción elegida por los gobernantes.

Muestra de ello es que, tal y como recogen las encuestas del INE de 2013, en el Estado más de 1,2 millones de personas están buscando una segunda ocupación porque con un único trabajo no llegan a fin de mes.

Los altos niveles de paro y los bajos sueldos rebajan las expectativas laborales, tanto de los desempleados como de los actuales trabajadores, lo que incrementa la competencia a la hora de obtener un trabajo y permite a los empleadores abusar de su situación de poder.

Según el INE, más de cinco millones de hogares se encuentran en situación de que uno solo de los miembros sustenta a la familia con su sueldo, lo que, teniendo en cuenta el incremento del IPC y la disminución de los sueldos, incrementa el malestar económico de las familias.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta